SE SEÑALÓ DESDE LA DEFENSORÍA QUE LA ÚNICA SALIDA QUE TIENEN EN LA ACTUALIDAD LOS TOMADORES DE UN CRÉDITO UVA Y QUE NO PUEDAN PAGARLO, ES EXTENDER LOS AÑOS DEL MISMO PARA SU CUMPLIMIENTO

Son variadas las consultas y numerosas las que están llegando a la Defensoría del Pueblo en estos últimos días, sobre que tasas se pueden tomar o considerar como “razonables” para conseguir un préstamo UVAs ( un préstamo hipotecario en pesos a tasa fija, ajustable por el Coeficiente de Estabilización de Referencia -CER- que refleja el índice de precios al consumidor, y que está expresado en Unidades de Valor Adquisitivo); el Ombudsman Provincial José Leonardo Gialluca señaló que, la mejor recomendación es ir al banco que tenga la tasa de interés más baja, ya que existen marcadas diferencias entre las entidades financieras, por otro lado los bancos en donde uno tiene cuenta o cobra haberes siempre serán más accesibles, pero en la actualidad, llamamos a la prudencia a todos los interesados y a asesorarse debidamente antes de embarcarse en uno de estos préstamos, por la inestabilidad económica en la cual vivimos.

Hay que tener en cuenta que al ser un crédito indexado, se ajusta todos los meses a la par de la inflación, tanto la cuota como el capital. Para quienes ya están pagando un crédito, la variable más importante es la inflación y el salario. Al ser un crédito indexado, se ajustará todos los meses a la par de la inflación -tanto la cuota como el capital-. Recordó que este año se cerraron paritarias y acuerdos salariales del 15% o 20% y la inflación proyectada es muy superior (25%), por lo que el tomador de un crédito UVA deberá utilizar un porcentaje mayor del salario todos los meses para pagar el crédito; muchos de ellos nos han manifestado que han tenido que acudir “a otras fuentes de préstamos para cumplir con su obligación principal”; en paralelo, el capital adeudado también se ajustará y exigirá ser cancelado con una mayor cantidad de salarios que en el momento inicial, en un escenario en el que el salario se ajusta 15% o 20% y la inflación anual ronda el 25% -en las estimaciones más favorables-, quien tiene un sueldo de $35.000 y paga una cuota $8750 -que representa el 25% de sus ingresos- terminará cobrando $40.250 pero la cuota de su crédito llegará a $10.625. Es decir, que la nueva relación cuota ingreso es de 26,39%. Desde la Defensoría del Pueblo, se señaló que en la mayoría de los casos la única salida es extender los años del crédito. Sí en este contexto los ingresos no alcanzan para pagar la cuota, el Banco Central incluyó una cláusula por la que obliga a los bancos a extender los plazos en caso de que el costo de vida avance un 10% por encima del coeficiente de variación salarial. Esto significa que, ante un escenario donde se produzca una caída del salario real, el tomador podrá solicitar que se extienda el plazo del crédito, de esa forma se le permite a quien tenga un crédito, que no se le achique tanto su ingreso disponible y pueda seguir pagando.

Defensoria del Pueblo de la Provincia de Formosa - 2015 - By Neaservers